Procedentes de acuífero profundo, las Aguas Minerales Naturales son sistemas acuosos impolutos cuya composición química es de origen natural y procede exclusivamente de fenómenos de interacción agua/roca. Debido a ello, esta composición química es específica, no existen dos aguas iguales, y define un patrón químico propio e inmutable a lo largo del tiempo.

La explotación industrial de un Agua Mineral Natural está debidamente regulada en la legislación portuguesa y depende de la autorización de la Dirección General de la Energía y Geología, tras previo dictamen favorable de la Dirección General de la Salud, siempre y cuando se haya evidenciado que los recursos hidrominerales cumplen todos los requisitos que constan en la definición de agua mineral fijada por la Comunidad Europea

Composición Analítica: